http://cargocollective.com/plantapeinazo

Planta Peinazo, 1992, Huelva (Andalucía, España). Graduadx en Bellas Artes por la Universidad de Granada (2010-2014). Actualmente me encuentro cursando un Máster en Producción e Investigación Artística en Barcelona.

....................................................................................................................................................................................................................................................................

Huyendo de lo ‘normal’, y otros conceptos igual de normalizadores (esencial, natural, bueno, verdad...), busco por medio de la transformación de lo infraordinario*, y todo el imaginario referente a él, el estudio y cuestionamiento de nuestra construcción individual y colectiva en torno a las acciones y objetos comunes de nuestro contexto diario. Cómo estas imágenes y elementos lingüísticos refuerzan una forma correcta y única de hacer las cosas, de relacionarnos con éstos, de relacionarnos con lxs demás, de relacionarnos con nosotrxs mismxs. Esta mecanización se erige en pos de una idea de normalidad que salpica al resto de ámbitos, nos anestesia, reforzando una visión binarista basada en lo bueno, o bien hecho, y lo malo, o mal hecho, como exclusiva escala de ‘la realidad’.

Nos movemos en una ética que establece como imagen real de lo bueno al hombre, blanco, heterosexual, joven, sano... invisibilizando, estigmatizando o inmovilizando los modos de hacer que escapan a este modelo hegemónico, a pesar de la necesidad por parte de la figura de poder de la presencia y acción de estas otredades para su reafirmación y existencia. Entendemos las identidades, tanto individuales como colectivas, en términos de acción. Lo interesante aquí son las relaciones que se desarrollan en torno a estxs individuxs por pertenecer, como autoafirmación o imposición ajena, a estas categorías (heterosexual/homosexual, blanco/negro, nativo/extranjero, sano/enfermo, hombre/mujer...) y cómo se construyen y reproducen estas mismas. Relaciones de poder, relaciones a través de la imagen, el lenguaje y la acción.

A grandes rasgos, en estos artefactos podemos distinguir cinco espacios, no entendidos como estancias aisladas sino como partícipes de relaciones simbióticas y transversales entre ellos. En primer lugar, el propio cuerpo, como somateca en términos de Preciado. En segundo y tercer lugar, el espacio público y el espacio doméstico, como espacio disciplinario en términos de Foucault. De otro lado, los medios de comunicación masiva (periódico, televisión, radio...) y la “realidad virtual” (la cotidianidad a la que se accede a través del ordenador, el móvil u otros dispositivos tecnológicos).

El fin no es la creación de ‘obras de arte’ sino de ‘artefactos’ que inviten a lxs receptorxs a formar parte de estas reflexiones personales y/o generen otros modos de hacer que no sean los hegemónicos. En este sentido, los proyectos se han realizado como la búsqueda abierta de posibilidades en torno a una problemática inicial que ha ido ramificándose en múltiples caminos de investigación y experimentación, en lugar de en la búsqueda de una obra completa y finita.

*El término infraordinario ha sido recogido del libro de igual título de Georges Perec en relación al primer capítulo de éste, ‘Aproximaciones a qué’. La RAE define cotidiano como diario, como lo “correspondiente a todos los días”. Podemos entender infraordinario y cotidiano como sinónimos. Si bien el término infraordinario añade un sentido de “estar por debajo de”, del pasar desapercibido, que es interesante de cara a estos proyectos. Además, ordinario cuenta entre sus acepciones con la definición de “Bajo, basto, vulgar y de poca estimación”, cualidades negativas y de rechazo igualmente sugestivas. En el texto citado, Perec nos habla acerca de las relaciones casi mecánicas que establecemos diariamente con lo nimio por considerarlo lejano a los grandilocuentes temas que esconden las respuestas importantes.

....................................................................................................................................................................................................................................................................

Excerpts from the English translation:

Fleeing all that is “normal”, I seek to study and analyze the individual and collective constructions of common actions and goals in the everyday environment, how images and language influence and reinforce one “correct” mode of doing things “right’, our way of relating ourselves to these modes and to one another. Established standards build an idea of “normality” that scatters all other perspectives, anesthetizing us, reinforcing a binary vision based on the good, or the well made, and the bad, or wrongly done, as an exclusive evaluation of reality.

We move through an ethics that establishes the image of “good” as being characterized by those that are white, male, youthful, heterosexual, healthy, etc., obscuring, stigmatizing and immobilizing all others who do not fit the bill of this hegemonic standard. This is all despite the fact that those in power need the presence and actions of the alienated for reaffirmation and existence. We understand identities; both individual and collective, in terms of action—what’s interesting are the relationships that develop around the individuals relevant to the status quo. They forge power and hierarchical relationships through assertiveness or imposition, reproducing a mentality of what is “good” through hegemonic ideals.

My goal is not to create “art” but instead “artifacts,” that invite recipients into personal reflection and/or generate other ways of doing that are not hegemonic. In this sense, my projects/works have been constructed as an open search for possibilities around an initial problem. They can branch out into multiple paths of research and experimentation, rather than seek to make complete and finite works.


Note: Planta Peinazo borrows the concept of ‘infraordinary’ from Georges Perec’s essay “Approaches to What?” [1973]. He views the ‘infraordinary’ as what is continually missed when traditional notions of significance are applied to reality. The ‘infraordinary’ occupies a space between the ordinary and the extraordinary, and refers to places/aspects that no one pays attention to.